Empezar con la Lactancia Materna

2020-11-12T05:38:59-05:00newsletters|

Cuando el bebé tiene un buen agarre del pezón succiona correctamente, extrae la leche que necesita y estimula adecuadamente el pecho para seguir produciendo leche.  Sin embargo, el tema del agarre es uno de los que da más da dolores de cabeza a las mamás, ya que hay mamás con grietas, con dolor al dar el pecho, con infecciones.

Una buena manera de conseguir un buen agarre es poner al bebé al pecho cuando está tranquilo, es decir, despierto pero tranquilo, si está llorando nervioso o se muere de hambre, es posible que se agarre mal debido a la ansiedad.  El llanto es un signo tardío de hambre. No esperes a que tu bebé llore para ponerlo a mamar.

Si te duele es que algo no va bien, lo mejor que puedes hacer es mantener la calma, soltar al bebé (utilizando tu dedo meñique para romper el vacío en el pecho) y colocarlo de nuevo.  Para ayudarte en los primeros días puedes colocarte pañitos de agua tibia, eso ayudará a que tengas mejor flujo de leche.

Hoy día se sufre mucho pues desconocemos del mundo de la lactancia materna, desde su importancia, los beneficios que tiene tanto para el bebé como para la madre, de cómo se puede implementar mejor el agarre.  Hay muchas mamás recientes que quieren amamantar a sus bebés pero que nunca han visto a nadie hacerlo o que de salida piensan que es muy duro. De hecho, muchas mujeres colocan al bebé boca arriba y les ofrecen el pecho de lado, haciendo que el bebé gire el cuello para mamar, colocan al bebé en una postura típica de tomar biberón que es lo que han visto.

La boca del bebé debe estar bien abierta antes de introducir el pezón (como si estuviera bostezando) para asegurarte de que abarca parte de la areola y no sólo el pezón.

Fíjate que el bebé tenga el cuello recto (no debe mamar con la cabeza girada) y que la posición sea de “ombligo con ombligo”.   La nariz y la barbilla del bebé quedan pegados al pecho (tranquila que no se ahoga) y los labios hacia afuera.

Lo más importante es que te relajes y creas que puedes hacerlo, verás que no te vas a arrepentir, tu bebé es el mejor estimulante para tu leche materna por lo que nunca te faltará.

Editores PP

Ir a Arriba