Tratamientos de fertilidad para mujeres solteras: congelación de óvulos

La congelación de óvulos, es una alternativa segura que permite preservar la fertilidad de los mismos en su mejor momento para usarlos más adelante. Es una excelente opción para mujeres que aún no se sientan preparadas para tener hijos, pero desean tener la posibilidad de quedar embarazada en un futuro.

Esta poderosa técnica de reproducción asistida ha ayudado a miles de mujeres a lograr sus sueños de maternidad. Fuertes avances en la tecnología de la vitrificación han mejorado la eficiencia clínica y sus resultados, convirtiéndose en una tendencia confiable gracias a métodos ya conocidos como el “Método Cryotech” mismo que asegura que se logre el 100% de viabilidad en ovocitos y embriones en cualquier estado.

A diferencia de lo que ocurre con los óvulos fecundados (criopreservación de embriones), la congelación de óvulos no requiere semen porque los óvulos no se fecundan antes de congelarlos. La congelación de óvulos, también llamada criopreservación de ovocitos maduros, es un método para conservar el potencial reproductivo de las mujeres para el futuro. Primeramente los óvulos que se extraen de los ovarios se congelan sin fecundar y se pueden conservar para su uso cuando se tome la decisión. Un óvulo congelado debe descongelarse, combinarse con un espermatozoide en un laboratorio e implantarse en el útero, es este caso hablamos del procedimiento de fertilización in vitro por ejemplo.

Según un estudio realizado por la BBC, los óvulos congelados no caducan ya que al igual que los embriones, pueden permanecer congelados indefinidamente, sin que el tiempo afecte a su calidad. Además, dicho estudio revela algunos secretos claves, por ejemplo, un óvulo congelado a los 33 años es mejor que uno fresco a los 40 años. Al momento de querer congelar óvulos es importante saber qué momento es el recomendable por los expertos.

¿POR QUÉ CONGELAR MIS ÓVULOS?

Las causas principales por las que las mujeres desean proceder a la vitrificación de ovocitos son las siguientes:

Para preservar la fertilidad. En promedio la mujer nace con un millón de óvulos, posteriormente llega a la pubertad con 400.000 y, a partir de ahí, pierde mil en cada regla. Por tanto, la congelación es una opción cada vez más demandada en mujeres jóvenes sin pareja que desean asegurar su futura maternidad o con pareja que quieren retrasar la llegada de un hijo por razones personales o profesionales.

Antes de seguir un tratamiento oncológico. La quimioterapia y la radioterapia producen daños irreversibles en los óvulos, es por eso, que la congelación abre una puerta a las técnicas de reproducción para tener un hijo una vez superada la enfermedad.

Para aumentar las posibilidades de embarazo en mujeres con poca reserva ovárica. Gracias a estudios previos la tasa de éxito ha incrementado, la edad de la mujer en el momento de la vitrificación de ovocitos influye en el proceso de un tratamiento exitoso. Lo ideal es hacerlo antes de los 35 años.

UTILIDAD CLÍNICA

La congelación de óvulos lleva consigo diferentes utilidades clínicas, según el manual de procedimientos de la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida:

Síndrome de hiperestimulación ovárica

El estado hemodinámico, electrolítico y hormonalmente comprometido de la paciente hará inconveniente la transferencia embrionaria en fresco, porque compromete tanto los resultados del ciclo, como la evolución clínica de la paciente. Podrá en el caso específico tomar la decisión de vitrificar todos los ovocitos obtenidos, inseminar una parte de ellos o ambos. Dejarlos evolucionar a estadio de blastocisto reducirá el excedente a criopreservar. Transferir en un ciclo diferido, con niveles de estradiol más fisiológicos, mejorará los resultados.

Patología oncológica

La vitrificación es la mejor manera de preservar ovocitos, embriones o ambos en pacientes con diagnóstico oncológico. Aunque los avances médicos incrementan la supervivencia, los efectos en la fertilidad son a menudo devastadores. La quimioterapia y radiación usadas en el manejo del cáncer pueden generar daños irreparables en las gónadas y células reproductivas.

Razones sociales

Postergar la maternidad puede también ser necesaria por inquietudes o motivos académicos, laborales, viajes, ausencia de relación estable, entre otros.

Además, actualmente la criopreservación es un método de congelación ultrarrápida que evita la formación de cristales de hielo que podrían dañar las células. Gracias a esto, obtenemos tasas de supervivencia del 98%, comparada con el 55% que se obtiene con la congelación tradicional.

Depositar tu confianza en el Instituto de Salud Femenina implica que no solo velaremos por tu sueño de ser mamá, sino que te daremos la oportunidad de lograrlo cuando sea el momento ideal para ti. Sé mamá cuando decidas serlo.

Fuente: ISF – Instituto de Salud Femenina
Panamá, 07 de agosto de 2021

Agenda una cita con nosotros y contáctanos para mayor información

Ir a Arriba